Oct 16, 2013
24 Veces leido

Cruzando el agua

Autor

El cuento de una joven lechera que reparte leche a diario a un sacerdote. Un día llega tarde y el sacerdote no realiza su ofrenda a tiempo. Lee el cuento

cruzando el agua

Fuente – http://lifeofhimm.files.wordpress.com/

En un pueblo de la India, había un granjero que tenía una hija. Su profesión era la de llevar a diario leche fresca a sus clientes. Al no llegar a todos sus clientes, tenía su a hija entregando leche fresca a clientes que estaban más lejos, en su caso, a clientes que estaban al otro lado del rio. Uno de sus clientes, era un sacerdote. Para llegar a su casa, la lechera tenía que cruzar  un arroyo de buen tamaño. Las personas cruzaban este arroyo con un ferry/balsa. Vamos que no lo tenía fácil, tenía que salir temprano de su casa, pagar el ferry y llegar a tiempo a sus clientes.

El sacerdote, uno de los clientes de la lechera, hace una ofrenda a dios a diario, ofreciendo leche fresca como parte del proceso. Resulto ser que un día, la lechera  llegó muy tarde, y el sacerdote reprendió a la pobre mujer. ” ¿Qué puedo hacer yo ? ” dijo la lechera, ” voy a empezar temprano de mi casa , pero tengo que esperar mucho tiempo para que el barquero llegue al puerto. ” Entonces el sacerdote dijo ( que pretendía estar serio ) , “¿Qué? La gente ha caminado por océanos repitiendo el nombre de Dios, y tú no puedes cruzar este pequeño río ?” La lechera se le tomó muy en serio.

A partir de entonces, trajo la leche del sacerdote puntualmente todas las mañanas. El sacerdote, curioso, le preguntó cómo era que ya no llegaba tarde. “Cruzo el río repitiendo el nombre del Señor “, respondió ella , “lo mismo que usted me dijo que hacer, sin tener que esperar para el ferry . ” El sacerdote no le creyó, y le preguntó: ” ¿Me puede mostrar esto, cómo cruzar el río a pie? ” Así que fueron juntos al agua y la lechera comenzó a caminar sobre él. Mirando hacia atrás, la mujer vio que el sacerdote había empezado a seguirla y se hundía en el agua. “¡Señor! ” gritó ella: “Usted está caminando en el nombre de Dios, pero al mismo tiempo está sosteniendo su ropa para que no se moje. Eso no es confiar en Dios!”

Article Tags:
· · · ·
Article Categories:
Conciencia · Cultura

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.