Sep 13, 2015
28 Veces leido

La Tierra está entrando en una nueva fase de extinción

Autor

La Tierra ha entrado en una nueva fase de extinción. Será la sexta extinción de la historia del planeta a gran escala

La Tierra ha entrado en una nueva fase de extinción. Será la sexta extinción de la historia del planeta a gran escala, según han concluido un estudio de Stanford, Princeton y Berkeley, tres de las universidades más prestigiosas de EEUU. En dicho estudio,publicado en la revista ‘Science Advances’, las estimaciones más optimistas apuntan que los humanos estarán entre las primeras víctimas, mientras que las especies animales vertebradas desaparecerán a una velocidad 114 veces superiora lo normal.

Nunca desde la última extinción –la de los dinosaurios–, hace 66 millones de años, el ritmo de desaparición de especies había sido tan frenético, según los expertos de Stanford, Princeton y Berkeley. Paul Ehrlich, profesor de Estudios de Población en Biología y miembro sénior del Instituto Woods para el Medio Ambiente de Stanford, asegura que el estudio “muestra sin ninguna duda que entramos en la sexta gran extinción en masa“.

Expertos de las tres universidades han urgido a tomar “medidasrápidas” para conservar las especies amenazadas, sus poblaciones y hábitats, y han advertido de que “la ventana de oportunidad” para hacerlo “se está cerrando con rapidez”.

El mundo perderá, en el arco de tres generaciones, muchos de los beneficios de la biodiversidad, apunta el profesor Ehrlich, uno de los autores del estudio, antes de subrayar que “estamos serrando la rama sobre la que estamos sentados”.

ESTIMACIONES CONSERVADORAS

Los científicos coinciden en que las tasas de extinción han llegado a niveles sin precedentes desde la desaparición de los dinosaurios, pero algunos han cuestionado esa teoría al pensar que las estimaciones previas descansaban en supuestos que sobrestimaban el nivel de la crisis.

El nuevo estudio indica que, incluso con las estimaciones más conservadoras, las especies de nuestro planeta están desapareciendo unas 100 veces más rápido de lo que sería normal en un periodo entre extinciones masivas –lo que se conoce como tasa de fondo-. “Si dejamos que esta situación continúe, la vida podría tardar muchos millones de años en recuperarse y nuestra especie podría desaparecer pronto”, ha señalado Gerardo Ceballos de laUniversidad Autónoma de México, también participante en el estudio.

En el caso de los vertebrados, que es el grupo con los datos y fósiles más fiables, los investigadores se preguntaron si incluso las estimaciones más bajas de la diferencia entre las tasas de fondo y la actual aún justifica la conclusión de que las personas están precipitando “un espasmo global de pérdida de biodiversidad” y la repuesta es “un sí definitivo”.

“Insistimos en que nuestros cálculos es muy posible que subestimen la gravedad de la crisis de extinción, ya que nuestro objetivo era fijar un límite inferior realista al impacto de la Humanidad en la biodiversidad”, destacan los expertos en su informe.

LA LARGA LISTA DE CAUSAS

Una población humana en constante crecimiento, el consumo per cápita y la desigualdad económica han alterado o destruidos hábitats naturales. El desbroce de tierras para la agricultura, laexplotación forestal, la introducción de especies invasoras, lasemisiones de CO2, que llevan al cambio climático y laacidificación de los océanos, las toxinas que alteran y envenenan los ecosistemas, la lista de agresiones es larga.

En la actualidad, el fantasma de la extinción se cierne sobre el 41% de las especies anfibias y el 26% de las de la mamíferos, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. “En todo el mundo hay ejemplos de especies que son básicamente, muertos vivientes”, ha afirmado Ehrlich.

A medida que desaparecen las especies, también lo hacen las funciones que cumplen como la polinización de la cosechas por las abejas. A pesar del sombrío panorama que dibuja el informe, hay una vía hacia adelante, según los expertos. “Evitar una sexta extinción masiva real requerirá de grandes, rápidos e intensos esfuerzos para conservar las especies amenazadas y aliviar la presión sobre sus poblaciones, especialmente previniendo la pérdida de su hábitat, la sobreexplotación con fines económicos y el cambio climático”, han señalado.

Fuente

Article Tags:
· · ·
Article Categories:
Ciencia

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.