Jul 5, 2017
28 Veces leido

Un mar de 207.360 paneles solares en el Sur

Autor

El mayor parque fotovoltaico de Canarias, tanto que tendría más potencia por sí solo que toda la energía solar instalada hoy en Gran Canaria, ocuparía más de un millón de metros cuadrados y acumularía 207.360 paneles. Eso es lo que propone una empresa en dos parcelas de El Matorral, en San Bartolomé de Tirajana.

Un mar de espejos extendido sobre una superficie de más de 150 hectáreas, de las que ocuparía 105 (el equivalente a 840 piscinas olímpicas), es lo que quiere montar la empresa Cubierta Solar Canaria 2 S.L. en dos parcelas próximas a la central térmica de Juan Grande. Con una potencia de 50 megavatios (MW), generaría una cuarta parte de la energía que sería capaz de crear la central hidroeléctrica de bombeo de las presas de Chira y Soria, que asciende a 200 MW; multiplicaría por 10 la del mayor aerogenerador instalado en Gran Canaria, el de 5 MW de Gamesa del puerto de Arinaga; y superaría la suma de todos los parques fotovoltaicos existentes actualmente en la isla, que acumulan 36,4 MW. Una auténtica barbaridad.

Tan grande es este parque de energía renovable que se divide en 40 subcampos de 1.250 kilovatios (Kw) de potencia cada uno. Constituido por módulos de 300 vatio pico (Wp) de potencia máxima agrupados en cadenas de 18 unidades en serie montadas sobre estructuras fijas hincadas en el terreno, a unos dos metros de profundidad. Cada subcampo tendría 288 de esas cadenas. La distancia entre filas sería de 4 metros.

La localización prevista es entre los invernaderos de los Llanos de Juan Grande, en las fincas El Castillo (66,44 hectáreas) y Bonny (39,47 hectáreas) cercanas a la población de El Matorral, por debajo de la autovía del Sur (GC-1), entre la central térmica de Juan Grande y el centro penitenciario Las Palmas II. La parcela más grande de las dos en que se divide se extiende desde la GC-1 hasta el mar.

La vida útil de sus 207.360 paneles solares se estima en 25 años, ampliables en otros 5 o 10, aunque perderían rendimiento cada año hasta un 20-25%, aproximadamente, al final de la vida útil. Los paneles estarían inclinados a 20 grados y orientados 0 grados al Sur, lo que reduciría su impacto visual.

La empresa promotora dispone de un contrato de arrendamiento del suelo con los propietarios si obtiene la autorización y estima que su puesta en marcha sería posible en un periodo de apenas 4 meses desde la colocación de la primera piedra.

El parque contaría con una caseta de control para vigilancia, donde se centralizaría el sistema de seguridad y la monitorización de la instalación, dispondría de vallado perimetral y no precisaría de un movimiento de tierras significativo para el montaje de la estructura, según recoge el proyecto. Asimismo sería dotado de un camino de tercería bien compactado que evite la suciedad y permita el acceso para la operación y el mantenimiento de los paneles, que serán de la firma Trina Solar, modelo TSM-PA14.

Para la seguridad del parque, y entre otros elementos, se instalarían cámaras de visión nocturna para cubrir todo el perímetro y todos los accesos.

No faltaría una subestación transformadora de media a alta tensión para elevarla desde los 20 kilovoltios (kV) de la red interna a 66 kV, que es la de conexión en la subestación de Aldea Blanca, situada a 5 kilómetros al norte de la subestación de la planta, que tampoco queda lejos del cauce del barranco de Tirajana.

fuente

Article Categories:
Tecnologia

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.