Impresionantes fotos de cicatrices humanas sobre la tierra.

Earth Catastrofe

Las imágenes de Edward Burtynsky muestran “las marcas indelebles dejadas por la humanidad en la cara geológica de nuestro planeta”. Son surrealistas y gloriosos a primera vista, escribe Cameron Laux.

El fotógrafo canadiense Edward Burtynsky es un maestro de lo sublime post-industrial. Su amplio punto de vista es, al menos, ambivalente. Sus disparos, tomados más recientemente desde el punto de vista más frío posible de un helicóptero y, a veces, de un satélite, son a primera vista surrealistas y gloriosas, pero tienen una ominosa resaca documental.

Sus fotos de gran formato estetizan la minería, la deforestación, los residuos industriales y la descomposición, las pilas monumentales de basura, plástico, caucho; extensiones de equipo nuevo y fuera de servicio tan vastas que parecen formaciones cristalinas; Los densos asentamientos humanos que desde el punto de vista olímpico parecen moho o infestaciones.

“La mayoría de la gente caminaba por una pila de basureros y asumía que no hay imagen allí”, dijo Burtynsky. “Pero siempre hay una imagen, solo tienes que entrar y encontrarla”. Una de sus famosas secuencias muestra montañas de neumáticos desechados en California. Otro muestra montañas de marfil escalfado siendo quemadas. Las olas de roca se convierten en una simetría inquietante en su foto de Chuquicamata, una de las minas a cielo abierto más grandes del mundo. Hay una oscura ironía en su visión radicalmente anti-idílica del mundo.

El ganador del Premio Nobel Paul Jozef Crutzen ha popularizado la idea del Antropoceno, una era geológica dominada por la actividad humana. Para un nuevo proyecto de antropoceno multimedia, Burtynsky visitó 20 países durante cinco años. Argumenta que “estamos en la cúspide de ser (si no lo somos ya) el autor de un … gran evento de extinción”. Esto se hace rígido en el color no natural de un estanque de relaves de fósforo en Florida: las regiones donde se extrae el fosfato, esencial para la agricultura industrial, por lo general no pueden volver a su estado natural debido a la contaminación. “Permítame hacerle una pregunta”, preguntó Burtynsky en una publicación de Facebook de 2016: “¿cuándo fue la última vez que habló, escuchó o incluso pensó en el fósforo?”

“Los científicos hacen un trabajo bastante terrible al contar historias, mientras que los artistas tienen la capacidad de tomar el mundo y hacerlo accesible para todos”, argumenta Burtynsky. Según su nuevo libro Antropoceno, se estima que actualmente se necesitan 60 mil millones de toneladas de material anualmente (biomasa, portadores de energía fósil, minerales metálicos, minerales industriales y de construcción) para alimentar el metabolismo global de la humanidad. Las imágenes de Burtynsky ofrecen una visión perturbadora de cómo estamos consumiendo la Tierra a un ritmo alarmante, además de darnos una idea de la escala a la que lo estamos devolviendo, en montones gigantes, arroyos y lagunas.

En imágenes como la de la Mina Morenci, que muestra la fundición de cobre en Arizona, con estanques que contienen reservas líquidas de los efluentes dejados por el proceso de extracción, Burtynsky puede contar historias que permanecen en gran medida fuera de la corriente principal, con una inmediatez que falta en los artículos extensos. Sus tomas aéreas son recordatorios gráficos de algo que muchos eligen ignorar. En Nigeria, las comunidades pobres han comenzado a piratear el petróleo crudo de las tuberías a través de un proceso conocido como “abastecimiento de combustible”. Micro-refinerías improvisadas están configuradas para convertir el crudo en combustible. Estos sistemas filtran volúmenes de subproductos crudos y tóxicos en los bosques y cursos de agua circundantes.

Burtynsky se clasifica a sí mismo como un ecologista y ha dedicado su vida a dar testimonio de “las marcas indelebles dejadas por la humanidad en la cara geológica de nuestro planeta”. En otras palabras, las cicatrices y manchas cada vez más ambiciosas creadas por la industria y la habitación humana a gran escala, como las capas vívidamente coloreadas de un antiguo fondo marino expuesto por túneles a 350 m debajo de Berezniki en Rusia.

Burtynsky explora cómo esto no es solo un desarrollo reciente, tampoco. Las canteras de mármol en Carrara han sido minadas desde la época de la antigua Roma. Esta piedra fue famosa por Miguel Ángel, quien se quedaría durante tres meses a la vez para supervisar su eliminación. La “arquitectura negativa” formada en el terreno por las canteras es lo suficientemente grande como para ser vista desde el espacio.

Las fotos de Burtynsky de los extensos parques eólicos e instalaciones solares, por otro lado, documentan un cambio hacia la sostenibilidad. Del mismo modo, la enorme operación de minería y purificación de litio que captura en el desierto de Atacama en Chile, por más virulenta que parezca, mira hacia un futuro en el que los autos que funcionan con baterías de litio nos permiten eliminar los combustibles fósiles.

Burtynsky also evidently cherishes the bits of Eden that survive. He has recently photographed tracts of virgin rainforest in British Columbia, Canada, and the pristine coral reefs in Indonesia. The coral wall in Pengah is a rare remnant of our globally diminishing coral reefs. Coral bleaching might be more likely to occur there (as elsewhere, such as on the Great Barrier Reef in 2016) should sea water temperatures begin to rise.

Mirar esas fotos hace que el alma se eleve. Pero también son un recordatorio de que actualmente no hay ecología en la Tierra que no esté amenazada de alguna manera.

fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.