Erase una vez, un rey, quien llamó a sus tres ministros a su corte y les ordenó a cada uno de ellos a llevar un saco a el jardín y recoger las frutas frescas que encontrasen. Los tres fueron al jardín separados. El primer ministro trató de recoger lo mejor de los mejor para la elección del rey. Después de mucho esfuerzo, llenó su bolsa .El segundo ministro, pensó que el rey no se comería todos las frutas de una sola vez, por lo tanto, su recogida fue muy rápida. Algunas frutas estaban en su punto y algunas ya pasadas. El tercer ministro pensó que el rey solo iba a ver que la bolsa estaba llena y que no iba a comprobar lo qué contenía cada una, así que para ahorrar su tiempo lo llenó de hierba y hojas. El segundo día, el rey llamó a sus ministros con sus sacos a su corte y no se fijo en lo que contenía cada bolsa. Lo que hizo fue ordenar a  encarcelar a los tres de ellos durante tres meses. Junto a ellos, a cada uno le dejo llev