El 30 de junio el tiempo se parará, pero no hay que preocuparse: será solo durante un segundo. La razón: el último minuto del 30 de junio tendrá 61 segundos para ajustar los relojes a la rotación