Cuando el niño está naciendo, escoge los planetas, las estrellas y el momento en el cual nacerá.
Y si vamos todavía más profundo, entonces el niño también escoge el momento de su concepción.

Cada alma escoge su propio momento de concepción: Cuándo elegirá un útero y en qué momento. El momento de la concepción no es insignificante. Es significativo en cuanto se trata de cómo el universo entero existe en ese momento, y a qué tipo de posibilidades el universo abre la puerta en ese momento.