Aclaremos el error más común que hay con respecto a la Presencia.

‘Sentarnos con un sentimiento’ ciertamente no es lo mismo que revolcarnos en él, o mimarlo. Esto no es una fiesta de autocompasión. No es narcisismo.