Se necesita alrededor del 3.5% de la población que participa activamente en las protestas para garantizar un cambio político serio.

Al observar cientos de campañas durante el siglo pasado, descubrimos que las campañas no violentas tienen el doble de probabilidades de alcanzar sus objetivos que las campañas violentas y en aquellos que participan en un umbral del 3.5% de la población nunca han fallado en lograr el cambio.

En 1986, millones de filipinos salieron a las calles de Manila en protesta pacífica y oración en el movimiento del Poder Popular. El régimen de Marcos se retiró al cuarto día.

En 2003, la gente de Georgia derrocó a Eduard Shevardnadze a través de la revolución de las rosas sin sangre, en la cual los manifestantes irrumpieron en el edificio del parlamento sosteniendo las flores en sus manos.

A principios de este año, los presidentes de Sudán y Argelia anunciaron que se retirarían después de décadas en el cargo, gracias a campañas pacíficas de resistencia.

En cada caso, la resistencia civil de los miembros comunes del público superó a la élite política para lograr un cambio radical.

Existen, por supuesto, muchas razones éticas para usar estrategias no violentas. Pero una investigación convincente de Erica Chenoweth, politóloga de la Universidad de Harvard, confirma que la desobediencia civil no es solo la elección moral; También es la forma más poderosa de dar forma a la política mundial, por un largo camino.

Esta investigación se basa en las filosofías de muchas figuras influyentes a lo largo de la historia. La abolicionista afroamericana Sojourner Truth, la activista sufragista Susan B. Anthony, el activista por la independencia india Mahatma Gandhi y el activista estadounidense por los derechos civiles Martin Luther King han defendido de manera convincente el poder de la protesta pacífica.

Se realizó una extensa revisión de la literatura sobre resistencia civil y movimientos sociales desde 1900 hasta 2006, un conjunto de datos luego corroborado con otros expertos en el campo. Principalmente consideraron los intentos de lograr un cambio de régimen. Un movimiento se consideraba un éxito si lograba plenamente sus objetivos tanto dentro de un año de su compromiso máximo como resultado directo de sus actividades. Un cambio de régimen resultante de la intervención militar extranjera no se consideraría un éxito. Mientras tanto, una campaña se consideraba violenta si involucraba bombardeos, secuestros, la destrucción de infraestructura o cualquier otro daño físico a personas o propiedades.

Se recogieron datos de 323 campañas violentas y no violentas. Y sus resultados, que fueron publicados en su libro «Why Civil Resistance Works: The Strategic Logic of Nonviolent Conflict.

Fuerza en números!

En general, las campañas no violentas tuvieron el doble de probabilidades de tener éxito que las campañas violentas: condujeron a cambios políticos el 53% del tiempo en comparación con el 26% de las protestas violentas.

Esto fue en parte el resultado de la fortaleza en los números. Se argumenta que las campañas no violentas tienen más probabilidades de tener éxito porque pueden reclutar muchos más participantes de un grupo demográfico mucho más amplio, lo que puede causar graves trastornos que paralizan la vida urbana normal y el funcionamiento de la sociedad.

De hecho, de las 25 campañas más grandes que se estudiaron, 20 fueron no violentas y 14 de ellas fueron un éxito absoluto. En general, las campañas no violentas atrajeron alrededor de cuatro veces más participantes (200,000) que la campaña violenta promedio (50,000).

Los números realmente importan para construir poder de maneras que realmente pueden representar un serio desafío o amenaza para las autoridades u ocupaciones arraigadas

Y aunque muchas formas de protestas no violentas también conllevan serios riesgos, pensando en la respuesta de China en la Plaza de Tiananmen en 1989, las protestas no violentas son generalmente más fáciles de discutir abiertamente, lo que significa que las noticias de su ocurrencia pueden llegar a un público más amplio. Los movimientos violentos, por otro lado, requieren un suministro de armas y tienden a depender de operaciones clandestinas más secretas que podrían tener dificultades para llegar a la población en general.

En términos de las estrategias específicas que se utilizan, las huelgas generales son probablemente uno de los métodos más poderosos, si no el más poderoso, de resistencia no violenta.

Existe algún numero mágico?

Estos son patrones muy generales, por supuesto, y a pesar de tener el doble de éxito que los conflictos violentos, la resistencia pacífica todavía fracasó el 47% del tiempo. Eso es a veces porque realmente nunca obtuvieron suficiente apoyo o impulso para «erosionar la base de poder del adversario y mantener la resistencia frente a la represión». Muy comunmente entran nuevas reglas en el juego que dividen a los que protestan y fracasando el movimiento.

Según los datos, es solo cuando las protestas no violentas alcanzan ese umbral del 3.5% de participación activa que el éxito parecía estar garantizado. En España, equivaldría a 1,6 millones de personas que participan activamente en un movimiento; en los Estados Unidos, involucraría a 11 millones de ciudadanos, más que la población total de la ciudad de Nueva York.

Unidad, persistencia y no violencia son las claves para el cambio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.