Ene 9, 2016
3 Veces leido

La mentira que vivimos

Autor

En este momento podrías estar en cualquier lugar hacienda cualquier cosa, sin embargo te sientas a solas frente una pantalla. Que es lo que está parándonos

En este momento podrías estar en cualquier lugar hacienda cualquier cosa, sin embargo te sientas a solas frente una pantalla. Que es lo que está parándonos en hacer lo que queramos, estar donde queramos estar.

Cada día nos despertamos en la misma habitación y seguimos el mismo camino, para vivir el mismo día como ayer.

Y había una vez en la que cada día era una nueva aventura. A lo largo del camino algo cambio. Antes nuestros días eran infinitos, ahora nuestros días están programados.

Esto es lo que significa ser adulto? Ser libre? Pero estamos verdaderamente libres? Comida. Agua. Tierra

Los elementos verdaderos que necesitamos para sobrevivir son propiedad de corporaciones. No hay comida para nosotros en árboles, no hay agua fresca en los arroyos, no hay tierra para construir una casa. Si intentas coger lo que la tierra ofrece, serás encarcelado.

Así que obedecemos sus reglas.

Descubrimos el mundo a través de libros. Durante años nos sentamos a regurgitar lo que nos dicen. Probados y graduados como sujetos en un laboratorio. Criados para no hacer una diferencia en el mundo. Criados a ser nada diferentes a los demás.

Inteligentes para hacer nuestro trabajo pero no preguntarnos por qué lo hacemos.

Así que trabajamos y trabajamos sin quedarnos con tiempo para vivir la vida para la que trabajamos.

Hasta que llega un día en el que somos muy viejos para hacer nuestro trabajo, es aquí donde somos dejados a morir.

Nuestros hijos toman nuestro lugar en el juego. Para nosotros nuestro camino es único, pero juntos no somos nada más que combustible. Combustible que alimenta la elite.

La elite que se esconde detrás de los logos de las corporaciones. Este es su mundo. Y su recurso más valioso no se encuentra en la tierra. Somos nosotros.

Construimos sus ciudades. Dirigimos sus máquinas. Luchamos sus guerras.

Después de todo, el dinero no es lo que los impulsa. Es el poder.

Dinero es simplemente la herramienta que utilizan para controlarnos.

Pedazos de papel sin valor a los que dependemos, para alimentarnos, movernos, entretenernos.

Nos dieron dinero, de vuelta les dimos el mundo. Donde había árboles que limpiaban nuestro aire, hay ahora fábricas que lo envenenan. Donde había agua potable, ahora es residuo toxico que apesta. Donde los animales corrían libres, hay granjas industriales donde nacen y son descuartizados para nuestra satisfacción.

Más de un billón de personas están hambrientas a pesar de que tenemos suficiente comida para todos. Donde va todo? 70% del grano que crecemos se les da a los animales que comemos para nuestra cena.

Porque ayudar a los hambrientos? No puedes beneficiarte de ellos. Somos como una plaga barriendo la tierra. Destrozando el mismo medio ambiente que nos permite vivir. Vemos todo como algo que vender. Algún objeto que ser obtenido.

Pero que ocurre cuando hemos polucionado el ultimo rio? El último suspiro de aire? No tengamos más petróleo para los camiones que nos traen nuestra comida? Cuando nos demos cuenta de que el dinero no se puede comer, que no tiene ningún valor? No estamos destrozando el planeta. Estamos destrozando toda vida en ella. Cada año miles de especies se extinguen. Y se está acabando el tiempo hasta que seamos los siguientes.

Si vives en América, tienes un 41% probabilidad de contraer cáncer. Enfermedades de corazón matara a uno de tres americanos. Tomamos medicamentos para tratar con estos problemas. Pero la atención médica es la tercera causa principal de muerte detrás de cáncer y enfermedades cardiacas.

Nos dicen que todo se puede solucionar tirando dinero a los científicos para que puedan descubrir una píldora para que se vayan nuestros problemas.  Pero las compañías de drogas y sociedades de cáncer confían en nuestro sufrimiento para obtener un beneficio.

Pensamos que corremos por una causa, pero en realidad estamos corriendo lejos de la causa. Nuestro cuerpo es un producto de lo que consumimos y la comida que consumimos está diseñada puramente para beneficios. Nos llenamos de químicos tóxicos. Los cuerpos de animales infestados de drogas y enfermedades. Esto no lo vemos. El pequeño grupo de corporaciones que controlan las noticias no quieren lo veamos. Rodeándonos con una fantasía que nos dicen es la realidad.

Es gracioso pensar que los humanos una vez creían que la tierra era el centro del universo, y ahora nos vemos a nosotros como el centro del planeta. Apuntamos hacia nuestra tecnología y decimos que somos los más inteligentes. Pero nuestros ordenadores, coches, fabricas verdaderamente ilustran lo inteligente que somos? O muestran lo gandules que nos hemos convertido?

Nos ponemos esta mascara civilizada, pero cuando quitas aquello, quiénes somos? Que rápido nos olvidamos que solo entre los últimos 100 años fue cuando permitimos a las mujeres votar? Permitir que las personas negras viviesen como iguales. Actuamos como seres que lo ven todo sin embargo hay tanto que fallamos por ver. Caminamos las calles ignorando las pequeñas cosas. Los ojos que miran, los cuentos que comparten. Viendo todo como un fondo para el “YO”.

Es posible que tememos no estar solo. Que somos parte de algo más grande. Pero fallamos en realizar la conexión. Estamos bien matando cerdos, vacas, cerdos, extraños de tierras extranjeras. Pero no nuestros vecinos. No nuestros perros, gatos, aquellos a quienes hemos llegado a querer y entender. Llamamos estúpidas a otras criaturas, sin embargo apuntamos hacia ellas para justificar nuestras acciones. Pero matar simplemente porque podemos, porque siempre hemos lo hace bien? O demuestra lo poco que hemos aprendido?

Continuamos actuando nuestra agresión primala, en vez de pensamiento y compasión. Algún día esta sensación cual llamamos vida nos dejara. Nuestros cuerpos pudrirán.

La muerte nos rodea constantemente. Aun así parece estar tan lejos de nuestra realidad diaria. Vivimos en mundo en el borde del colapso. Las guerras de mañana no tendrán vencedores. Ya que la violencia nunca será la respuesta, destruirá toda posible solución.

Si todos miramos a nuestro deseo más íntimo, veremos que nuestros sueños no son tan distintos. Compartimos un sueño común. Felicidad. Destripamos el mundo aparte buscando felicidad, sin nunca mirar dentro de nosotros. Mucha de la gente feliz son aquellas quienes tienen lo mínimo, pero somos nosotros verdaderamente felices con nuestros IPhone, nuestras casas grandes y coches lujosos?

Nos hemos desconectados. Idolizando a personas que nunca hemos conocido. Presenciamos lo extraordinario en nuestras pantallas, pero lo ordinario en todo lo demás. Esperamos para que alguien traigo un cambio, sin pensar cambiarnos a nosotros mismos. Las elecciones presidenciales podrían también ser un lanzamiento de monedas, ya que son dos caras de la misma moneda. Nosotros elegimos que lado queremos con la ilusión de elección y cambio es creada. Fallamos en darnos cuenta de que los políticos no nos sirven. Sirven a aquellos quienes los financian al poder. Necesitamos líderes, no políticos. Pero en este mundo de seguidores hemos olvidado liderar nosotros mismos.

No esperes por el cambio y se el cambio que quieres ver. No llegamos a este punto estando sentados sobre nuestros culos. La raza humana no sobrevivo porque seamos los mas rápidos o poderosos sino porque trabajamos juntos. Hemos dominado el acto de matar. Dominemos el arte de vivir. No se trata de salvar el mundo. El planeta estará aquí aunque estemos o no.

La tierra ha estado aquí durante billones de años. Cada uno de nosotros seriamos afortunados de llegar a los 80. Somos un instante en el tiempo, pero un impacto eterno. A menudo deseo que viviese antes de la era de ordenadores. No teníamos las pantallas para distraernos. Me he dado cuenta de una razón por la que este es el único momento en el que quiero estar vivo, porque aquí hoy tenemos una oportunidad que nunca hemos tenido antes. Internet nos da el poder de compartir un mensaje y unir a millones alrededor del mundo. Mientras que aún podemos, debemos usar nuestras pantallas para traernos más cerca en vez de alejarnos.

Para bien o mal, nuestra generación determinara el futuro de la vida en nuestro planeta. Podemos seguir sirviendo este sistema de destrucción hasta que no quede memoria de nuestra existencia o podemos despertar. Realizar que no estamos evolucionando hacia delante. Solo tenemos pantallas frente nuestra y no vemos hacia dónde vamos. El momento presente es lo que cada paso, cada suspiro y cada muerte ha traído. Somos la imagen de todo aquello que vino antes de nosotros. Y ahora nos toca. Puedes decidir tallar tu propio sendero, o puedes seguir el camino que muchos otros han escogido.

La vida no es una película. El guion no está escrito. Somos los escritores. Este es tu cuento, su cuento. Nuestro cuento.

Article Tags:
· · · · ·
Article Categories:
Conciencia

Comentarios para La mentira que vivimos

  • lo que acabo de leer es justamente lo que pienso, pero al parecer no queda mas que salvar nuestra alma.

    tri 13/06/2017 19:14

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.