Manos Ganesh,



¿Quién es el chico que tiene una cabeza de elefante? Su nombre es Ganesha y vivió en la India hace mucho, mucho. También se le llama Ganapati. En realidad, él todavía vive, porque es considerado por los hindúes como uno de los Inmortales. La suya es una historia fantástica, llena de giros y vueltas.

Ganesha – el elefante-dios montado en un ratón – se ha convertido en uno de los más comunes de los iconos para todo lo relacionado con el hinduismo. Esto no sólo indica la importancia de Ganesha, pero también muestra lo popular y omnipresente que es en la mente de las masas.

El Señor del Éxito

El hijo de Shiva y Parvati, Ganesha tiene una cara de elefante con un tronco curvado y orejas grandes, y un enorme barrigón en cuerpo de un ser humano. Él es el Señor de éxito y destructor de los males y obstáculos. También es adorado como el dios de la educación, conocimiento, sabiduría y riqueza. De hecho, Ganesha forma parte de los primero cinco dioses hindúes (Brahma, Vishnu, Shiva y Durga siendo los otros cuatro) cuya idolatría es glorificada como la puja panchayatana.

El niño nació a Parvati, también conocida como la Madre Divina, la esposa de Shiva. Ella lo considero como el bebé más hermoso (porque en aquel tiempo tenía una cabeza normal) aun así que creció hasta ser el querido de su corazón y un muchacho muy inteligente. De hecho, incluso hoy en día se le considera como la Sabiduría entre otras cosas. (Y ya sabes que los elefantes son inteligentes!)

Como obtuvo la cabeza de elefante?

Hay dos versiones de este cuento, la primera se encuentra en  el Brahma Vaivarta Purana:

Se dice que cuando los dioses vinieron a honrar a Parvati y admirar a su hijo, uno de ellos (a quien nosotros, en el Occidente lo conocemos como Saturno) se negó a mirar al muchacho. Su madre estaba muy molesta por esto. Los demás dioses lo regañaban por ello, pero ya ves, él sabía que una sola mirada de sus potentes ojos podría quemar la cabeza del niño y dejarla a cenizas. Sin embargo Parvati insistía en que él diese al bebé la mirada de admiración. Por fin, cediendo a lo que hoy podríamos llamar «la presión del grupo», echo la mirada Saturno sobre el muchacho y efectivamente, su cabeza fue inmediatamente reducida a cenizas.

Por supuesto, su madre comenzó a llorar y llorar, pero el Dios Visnú, que es el conservador del universo, acudió rápidamente y se encontró una cría de elefante recién muerta y trajo su cabeza y la puso en el cuello de Ganesha .

La segunda historia es la más común y conocida por la mayoría aparece en el Shiva Purana y va así:

Un día la diosa Parvati, quiso darse un baño, no teniendo a nadie para guardar la puerta mientras se bañaba, dio luz a un niño con la suciedad de su cuerpo. Se llamaba Ganesha y le asignó la tarea de vigilar la entrada de su cuarto de baño. Ganesha se tomo la tarea a pie de letra y solo dejaría pasar a alguien cuando Parvati lo permitiese. Cuando Shiva, su esposo regresó, se sorprendió al encontrar a un desconocido que le negaba el acceso, y con su espada le cortó la cabeza al niño con rabia. Parvati salió corriendo se rompió por el dolor y de lo furiosa que estaba, Shiva, aunque sea el mas poderoso del universo, quería calmarla y para ello envió a su ejercito (GANA) en busca de la cabeza de cualquier ser que durmiese mirando hacia el norte. La compañía encontró un elefante dormido y trajo de vuelta su cabeza cortada. Shiva restauró su vida con la cabeza de elefante y lo convirtió en el líder (pati) de sus tropas. De ahí su nombre ‘Ganapati’. Shiva también le otorgó una bendición en la que la gente adorará e invocará su nombre antes de emprender cualquier viaje. Habido protegido la puerta de su casa, se suele encontrar a Ganesha en la puerta de casas, negocios etc.


Ganesha, el destructor del orgullo

Ganesha es también el destructor de la vanidad, el egoísmo y el orgullo. Él es la personificación del universo material en todas sus manifestaciones magníficasdiferentes. «Todos los hindúes adoran a Ganesha, independientemente de su creencia sectaria», dice el DN Singh en un estudio del hinduismo. «Él es el principio de la religión y el punto de encuentro para todos los hindúes.»

Junto con todas las cosas, Ganesha simboliza la pureza. Él juró nunca casarse. El gran autor Vyasa pensaba tan bien de él y de su poder de la memoria («un elefante nunca olvida»), que