El Jardín de Nemo es un proyecto del italiano Sergio Gamberini, presidente de Ocean Reef Group que surgió cuando se preguntó si sería posible hacer crecer plantas bajo el agua. El plan puede sonar extraño, pero responde a tres características claves para la vida de una planta: acceso a agua, una temperatura constante y protección de parásitos.