wood marketing dark dirty
Photo by RODNAE Productions on Pexels.com

A medida que el mundo se vuelve cada vez más interconectado, dependemos cada vez más de las redes Wi-Fi públicas para mantenernos conectados. Ya sea en una cafetería, en el lobby de un hotel o en un aeropuerto, el Wi-Fi público está en todas partes y, a menudo, es gratuito. Obviamente el Wi-Fi público es conveniente y te ahorras unos GB de datos de tu plan móvil, lo que tienes que tener en cuenta, es que puede ser increíblemente arriesgado. En esta publicación de blog, analizaremos los riesgos del Wi-Fi público y cómo mantenerse a salvo.

¿Qué es exactamente un wifi público?

El Wi-Fi público es una red de Internet inalámbrica a la que puede acceder el público en un lugar determinado, como una cafetería, una biblioteca o un aeropuerto. A diferencia de las redes Wi-Fi privadas que estan cerradas para un grupo de personas y/o requieren una contraseña para acceder, las redes Wi-Fi públicas suelen estar abiertas y no requieren autenticación ni credenciales de inicio de sesión. A menudo se brindan como una conveniencia para los clientes o visitantes de una ubicación en particular, lo que les permite conectarse a Internet sin usar sus datos móviles o su punto de acceso Wi-Fi personal. Sin embargo, el uso de redes Wi-Fi públicas también puede presentar riesgos de seguridad, ya que pueden ser más vulnerables a la piratería y al acceso no autorizado.

Lo principal que hay que entender es que público no significa que sea gratis, solo significa que está abierto a todos y a cualquiera sin mucho control. Es posible que estés conectado al Wi-Fi de una cafetería conocida por mundo o a través de los puntos de acceso de su proveedor de telefonía móvil; sin embargo, si hay usuarios que no conoces o usuarios que no podrías identificar en algún punto dentro de esa misma red, es probable que estás en una red pública.

serious young woman using netbook while having hot drink in modern cafe
Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

Los riesgos de la Wi-Fi en público

Uno de los mayores riesgos del Wi-Fi público es que a menudo no es seguro. Esto significa que cualquier persona puede conectarse a la red sin necesidad de una contraseña, y los datos que se transmiten a través de la red no están encriptados. Esto hace que sea increíblemente fácil para los piratas informáticos interceptar sus datos y robar su información personal, como sus credenciales de inicio de sesión o los detalles de su tarjeta de crédito. Estas redes públicas también suelen preguntar información personal, como correo electrónico o números de teléfono para darle acceso. Esta información podría estar guardada en una base de datos no segura y compartida con muchas organizaciones. Además, lo más normal es recibir una pantalla con algún anuncio, el cual guarda un identificador en forma de «cookie» y cuál podría capturar sus páginas visitadas.

Otro riesgo del Wi-Fi público es la presencia de puntos de acceso falsos. Estas son redes Wi-Fi creadas por piratas informáticos para que parezcan redes Wi-Fi públicas legítimas. Cuando te conectas a un punto de acceso falso, el hacker puede interceptar tus datos y robar tu información personal.

Incluso las redes Wi-Fi públicas legítimas pueden ser riesgosas. Por ejemplo, si se conecta a una red Wi-Fi pública en un restaurante o cafetería, la red puede compartirse con otras empresas en el mismo edificio. Esto significa que cualquier persona en el edificio podría potencialmente acceder a la red e interceptar sus datos.

Cómo protegerse ante los riesgos del Wi-Fi público

A pesar de los riesgos, hay pasos que puede seguir para mantenerse seguro cuando usa Wi-Fi público. Aquí hay algunos consejos:

  1. Usa una VPN
    Una de las mejores maneras de proteger sus datos en Wi-Fi público es usar una red privada virtual (VPN). Una VPN encripta todo su tráfico de Internet, lo que hace que sea mucho más difícil para los piratas informáticos interceptar sus datos. Hay muchos servicios de VPN disponibles, y algunos incluso son gratuitos.
  2. Usar HTTPS
    Siempre que sea posible, asegúrese de utilizar HTTPS cuando navegue por la web. HTTPS encripta los datos que se transmiten entre su navegador y el sitio web que está visitando, lo que hace que sea mucho más difícil para los piratas informáticos interceptar sus datos.
  3. Tenga cuidado con los puntos de acceso falsos
    Si está en un lugar público y ve varias redes Wi-Fi con nombres similares, tenga cuidado. Es posible que una de estas redes sea un punto de acceso falso creado por un hacker. Antes de conectar a cualquier red Wi-Fi pública, asegúrese de confirmar el nombre y la ubicación de la red con un empleado de la empresa.
  4. Evite transacciones sensibles
    Trate de evitar hacer cualquier actividad delicada, como operaciones bancarias o compras en línea, cuando esté conectado a una red Wi-Fi pública. Si tiene que hacer estas cosas, use una VPN y asegúrese de estar usando HTTPS.

¿Cuándo es seguro usar Wi-Fi público?

Siempre sera arriesgado usar Wi-Fi público, aunque hay algunas situaciones en las que puede ser más seguro que en otras. Por ejemplo, si está utilizando una red Wi-Fi pública en un hotel, es probable que la red sea segura y que solo los huéspedes puedan acceder a ella. Del mismo modo, si está utilizando una red Wi-Fi pública en una biblioteca o un edificio gubernamental, es probable que la red sea segura y esté supervisada de cerca. Intenta usar redes donde haya un control físico al grupo de personas que puedan usarla.

Sin embargo, en general, es mejor asumir que cualquier red Wi-Fi pública no es segura y es potencialmente riesgosa. Al seguir los pasos descritos anteriormente, puede ayudar a proteger sus datos y mantenerse seguro mientras usa Wi-Fi público.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduzca su comentario.
Introduzca su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.